martes, agosto 05, 2008

Fin de semana en Lugo

Este fin de semana fue un poco particular. Con la excusa de conocernos, Roy (un amigo asturiano al que hasta el momento no había visto en persona) me invitó a ir a Lugo, ya que en resumen, un grupo de amigos en el que está suelen quedar así cuando pueden. Fue en plan "No te preocupes que te invito". Total, que dos amigos de aquí de Gondomar (cerca de Vigo) me cogieron en la estación de tren. Y empezó un viaje de unas tres horas de coche.

Eramos unas once personas de cháchara (de las once personas, ocho eran chicos, y ocho de las 11 personas eramos también gallegas!) Se hicieron unas brasas y con tanto entretenimiento se apagaron varias veces, así que comimos más o menos a las seis de la tarde, ja, ja, ja. Después nada, hubieron incluso algunos postres (Me estoy acordando de las galletas de chocolate que trajo Roy y la verdad que se me está volviendo a hacer la boca agua... Ay!!!!) Bebimos un poco (almenos yo bebí poco, suelo intentar controlarme y más en ciertas situaciones) y nada, a la cama. Confieso que a las nueve o diez de la mañana ya tenía abiertos los ojos, fuimos despertando, bajando, Roy y yo nos fuimos a desayunar a una pastelería, dimos una vuelta y volvimos (no sin antes perdernos un poco) y a la hora de comer nos fuimos todos a un chino. Creo que nos marchamos de Lugo sobre las cinco, pero en fin, yo lo único que sé es que estaba reventada...

 
Contrato Coloriuris