martes, noviembre 18, 2008

Mal día...

Ayer tuve un día de esos en los que te gustaría haberte pegado un tiro, o quizás dos. La verdad que, no sé si podía ser peor. Por la mañana tuve que ir al médico para recoger unos análisis..y uno ya estaba, pero el otro no. La médica es un poco pesada y me rompió la cabeza. Salí ya de allí mosqueada, con ganas de matar a alguien y pensando en que necesito los análisis para el 20. A ver qué pasa.

No conseguí concentrarme en todo el día en nada. Después, llegó la hora de natación. Fue horrible. Repentinamente me sentí agotada, y no daba una. No conseguía nadar, necesitaba pararme a cada rato porque mi cuerpo se caía hacia abajo. Y nadando a crol, me entró agua por todos los lados. No sé, no me daba tiempo a respirar. "¿Estás bien?- Me preguntó el monitor. No sabía qué contestar. "¡Está cansada!, ¿verdad, Ana?"- Dijo uno de mis compañeros. De hecho, aún no había hecho el ridiculo bastante, ayer. Cuando teníamos que hacer un ejercicio (el último) a pie, me tambaleaba. No mantenía muy bien el equilibrio.

Aún encima, mi "amiga", cuando nos vimos después de natación me pidió que saliera delante (como siempre) porque lo único que le importan son los tíos. ¡Genial!

Sólo un e-mail me alegró, por algunos minutos el día de ayer...

2 comentarios:

Sentada en la Luna dijo...

Pues espero que el día de hoy te lo compense un poco y sino date un caprichito que a veces es bueno mimarse. 1 bs.

Iria dijo...

Animo mujer! verás como todo va mejor hoy.

Un beso!

 
Contrato Coloriuris