jueves, mayo 08, 2008

Es una cuestión de estrés

Siempre me ha caído mal la primavera. En primavera, siempre estoy cansada. Además de estar cansada, estoy siempre estresada. Motivos del estrés hay muchos, está el trabajo, las clases, la familia, la poca inspiración y l0s dolores físicos. Otros años también estaba estresada por mis emociones, pero ahora con todo lo que tengo que hacer no pienso mucho en tonterías. No solo eso, sino que incluso mi modo de ver a los hombres ha cambiado, y el modo de relacionarme con ellos.

Ayer tuve que hacer la exposición oral de italiano. La había retrasado ya una vez, y mientras la hacía pensaba que me moría. La hice sobre los celtas en Italia. Estaba muy nerviosa. No me temblaba la voz, y no me temblaba el cuerpo (Es extraño, normalmente cuando me pongo nerviosa me tiemblan las manos y me río mucho) mis compañeros decían que si estaba nerviosa, no se notó.

Éste es mi último año de italiano. Por una parte me alegro, porque tendré menos peso encima. Por otra parte, me da mucha pena. Obviamente no me apetece repetir curso :D pero en fin, como siempre, sabes que cuando acabas algo ciertas situaciones no se repetirán. En estos cinco años de italiano he aprendido muchas cosas. La lengua italiana me ha llevado por caminos que no esperaba, y me ha regalado (y me está regalando) momentos alucinantes. Ha cambiado toda mi historia...

Creo que lo peor está por llegar: la última semana de este mes tengo todos los exámenes, o sea, una decena. Así que ahora me tocará centrarme en ello :D

1 comentario:

Teiddana dijo...

Mucho ánimo con italiano, yo en primavera también suelo estar flojucha pero en cuanto llegue mediados de junio, se acaban la alergia y los exámenes y ya me animo más. Seguro que hablas ya como una nativa ;)

 
Contrato Coloriuris