jueves, junio 26, 2008

Samil




Ondas do mar de Vigo,
se vistes meu amigo!
e ai Deus, se verrá cedo!

Ondas do mar levado,
se vistes meu amado!
e ai Deus, se verrá cedo!

Se vistes meu amigo,
o por que eu sospiro!
e ai Deus, se verrá cedo!

Se vistes meu amado
por que ei gram cuidado!
e ai Deus, se verrá cedo!



Abro este post con una cantiga de amigo, importantísimas en la cultura gallega, para reflejar la importancia que el mar tiene para nosotros. Y es que ayer fui por segunda vez a la playa de Samil este año. Es curioso, es una playa que, en el fondo, no es significativa para mí: Mis padres siempre me llevaban a Patos, y mi abuela, a la playa América. Sin embargo, es la que está mejor comunicada.





Hacía mucho calor, de hecho me quemé. Cuando llegué a la playa, pude caminar plácidamente por las aguas del océano Atlántico. Sin pensar en nada. Creo que es una de las cosas que echaría de menos si algún día me fuera a Milán. En realidad, lo echaría de menos fuera a donde fuera, pues El océano Atlántico, en las cosas de Galicia, diría que es único.

Iba entrando más y más dentro del agua. Me acuerdo de algo que pasó hace tiempo. Uno de mis tíos tenía una novia cubana, y la primera vez que fue a una playa de Galicia, mi prima y yo fuimos con ellos. Nosotras dos, corrimos hacia el agua como locas, y ella fue detrás... Claro que cuando entró dentro tembló de frío...


Ayer mientras merendaba, una gaviota se llevó parte de mi bocadillo... Estas cosas antes tampoco pasaban, desde luego, van con los tiempos...

El mar ha sido muy importante también en la cultura y brujería gallegas. ¿Habéis oído hablar del ritual de las nueve olas? Es para chicas que se quieran quedar embarazadas, y consistía en entrar en el agua en luna llena, y dejarse golpear por nueve olas.

Ayer pasé mucho tiempo en la playa, es el motivo por el que me quemé, y también el motivo por el que después me faltaba el tiempo...

2 comentarios:

Sabri dijo...

Por dios!!! q lindo!!! te envidio, pero es una envidia sana...

No se nadar, asiq imaginate q al oceano le tengo panico, pero el echo de caminar por la orilla y sentis esa agua y la arena entre tus dedos y meterte hasta la cintura, en mi caso q soy miedosa, jajaja, es algo unico, incambiable...

Supongo q podes respirar esa paz q estaria bueno tenerla siempre...


Q lindo!!!! segui pasandola hermoso... q como siempre te lo digo, te lo mereses...


Besotes

Marieta dijo...

La verdad esque no me he bañado nunca en el atlántico, estoy acostumbrada al mediterraneo, también tiene su magia, a mi me encanta.
Supongo que por allí está el agua helada! (aquí no esque esté caliente, pero seguro que tu la notabas como una bañera), pero claro, vosotros ya estareis más que acostumbrados...
Un saludo y a disfrutar del verano!!

 
Contrato Coloriuris