jueves, octubre 02, 2008

Cuando se tiene el día...

Ayer fue un día algo malo. Me activé ya por la mañana, porque mi madre y mi tía llevaban varios días rompiéndome la cabeza: "Recoge la habitación!" Así que ya por no oírlas, me puse a ello. Después de comer, estuve haciendo mis cosas y después estuve viendo la tele y en internet hasta las 18.15, pues es la hora a la que tenía clase de chino. Por segundo día me vestí de "luto". No era un luto aparente, pues llevaba una camiseta negra sin mangas y con cuello, una falda larga negra casi de "bruja" y unos zapatos negros. Pero era lo que significaba: Luto por la muerte de las vacaciones. En clase todo fue bastante bien, lo de chino he comprobado que lo tengo bastante fresco y que estoy más espabilada ahora. Mejor, porque Yan (la profesora de chino) nos metía caña el año pasado, y nos lo meterá este.

Llegué a casa, comí algo. Empecé a ver series bajadas de internet en versión original en inglés, y estuve fastidiando algo a Roberto. ¿Como? muy fácil... Basta poner en el skype a Milanello (Mascota del Milan)




llegaron las 21.50, hora en la que habíamos quedado Salomé y yo para ir a la piscina pública. Fue una desgracia. Nos hicieron nadar un rato, y llegaron a la conclusión de que yo tenía que ir a la piscina pequeña (en la que solo había gente mayor) porque tengo que aprender a respirar. Me sentí una inútil. Quizás estoy demasiado desentrenada, pero eso de que te pongan en una piscina donde solo hay viejos... (muy majos por cierto) te sienta un poco mal. Descubrí que no soy capaz de nadar de espaldas a día de hoy, de hecho me entró mucha agua por la nariz y eso me provocó un dolor de cabeza escandaloso.

Me sentí superdeprimida, pero bueno. Quizás tengo que volver a coger el ritmo. También en aerobic al principio me sentía estúpida... ¿Cómo es posible que haya perdido tanto la práctica?
 
Contrato Coloriuris